Cristiano ‘rompe’ con Benzema

 

Eran la pareja perfecta. En 2009, el Real Madrid los juntó y desde el primer momento se entendieron. Cristiano era mejor con Benzema sobre el césped y viceversa. Siempre se dijo: “No hay un delantero mejor para el Madrid de Cristiano que Karim”. Y era cierto, o al menos, en gran parte.

Al francés le ha matado constante pero lentamente su indolencia. El Bernabéu no soporta que un jugador no corra hasta perder el aliento detrás de un balón perdido, o que no patee con el alma la pelota en una ocasión clara de gol. Sin embargo, lo que por un lado le guillotinaba de cara al público, por otro le sostenía. Cristiano Ronaldo ha sabido aprovechar las otras virtudes de Benzema, que no son pocas. El de Madeira ha ido aumentando sus cifras goleadoras cada temporada hasta batir récords que parecían inalcanzables. Un mérito suyo, personal, pero obviamente, acompañado y enaltecido por un entendimiento cada vez mayor con el resto de la plantilla, y por supuesto, con Karim, que en su haber tiene el no ser un jugador nada egoísta ni egocéntrico, y que casi se podría decir que huye de los focos. No busca su gol, no busca la gloria, no le importan las cifras. Un hecho que, quizás y solo quizás, ha sido un elemento determinante en la variación que ha sufrido en su juego a lo largo de este tiempo. De mirarle como el posible heredero de Ronaldo Nazario a ser considerado únicamente un jugador con buen toque para la asociación. Un delantero atípico, tan atípico que muchos dudamos que sea realmente delantero. Y claro, para el Cristiano Ronaldo de banda, veloz, hábil y regateador, no había mejor socio.

Sin embargo, las cosas están cambiando o ya han cambiado. Como en todas las relaciones amorosas, hay un desgaste, lógico y doloroso. Cristiano ya no le necesita. Ya no se buscan, no se encuentran como antes. Incluso, la evolución en el juego del luso, provoca que pueda hallarse más cómodo sin Karim. Casualidad o no, con el francés fuera del campo, Cristiano encontró el hueco para hacerle cinco goles al Bayern Múnich en los Cuartos de final de la Champions. Su asentamiento como jugador de área, aunque sea partiendo desde un costado, induce a que le acompañe otro tipo de jugador, ya sea Isco o Marco Asensio, con la misma delicadeza para la asociación y el juego entre líneas, pero ocupando otro radio de acción. Asimismo, y no siendo menos importante, el bajo rendimiento del propio Benzema en lo que va de 16/17 -su peor temporada de blanco de largo- ha avivado la necesidad de que Ronaldo aprenda a vivir sin él.

En el futuro cercano, solo parece existir una opción para el delantero francés: que empiece a sustentar sus titularidades con los números que se le exigen por el puesto que ocupa. Porque, no nos engañemos: más allá de los 9 goles que acumula en Liga, siendo el vigesimocuarto jugador con más dianas de la competición, Karim ha terminado este periplo de máxima exigencia -Bayern, Barça, Atleti- con cero goles en su haber. Y es que, de seguir así, ni tan siquiera Zinedine Zidane podrá amparar a un futbolista cada día menos imprescindible.

 

Deja un comentario