EL FALSO LATERAL Y EL FALSO 9

2220940

Hector Bellerín y Alexis Sánchez. Sin duda, dos de los jugadores más importantes del Arsenal de Wenger. No solo por la indudable calidad de ambos, sino sobre todo por su capacidad para abarcar más de lo que su posición teórica les permite. Ni Bellerín es solo un lateral ni Alexis es solo un extremo izquierdo (o punta, este año). Se critica mucho al entrenador francés (yo el primero) pero lo cierto es que es capaz de sacarle el máximo rendimiento posible a muchos jugadores de forma que casi nadie es capaz de ver (se me viene a la cabeza entre otros casos la reconversión de Van Persie en un 9 espectacular) y cuando esos jugadores son joyas como los dos de los que estamos hablando el resultado es sencillamente brillante. Empezamos por el catalán:

HECTOR BELLERÍN

Remontémonos un par de años atrás. Comenzaba la temporada 2014/15 con Debuchy recién fichado para ser el lateral derecho titular del Arsenal y Bellerín esperando su oportunidad en el banco. La oportunidad no tardó en llegar en forma de lesión de su compañero de equipo y el joven español ocupó su lugar en el 11 de Wenger, en principio temporalmente. Solo que no lo fue. Desde ese momento, la banda derecha del Emirates solo ha tenido un dueño y ese es Hector Bellerín, que convenció a Wenger con su tremenda velocidad y una solidez defensiva impropia de un chico de 19 años. Pero lo que creo que ha sido más importante para el técnico francés para darle la titularidad es su gran recorrido. Para Wenger, tener a Bellerín en el lateral derecho es una ventaja táctica porque le permite jugar con Ramsey en derecha (desde la temporada pasada especialmente) instando al galés a meterse por dentro en ataque y dejar toda la banda para el no lateral, sino más bien carrilero español. Y funcionó a las mil maravillas (hasta que el equipo sufrió su habitual bajón primaveral a causa de las lesiones).

No es casualidad que su reciente baja por lesión en las últimas semanas haya coincidido con el bajón de rendimiento del Arsenal. Por poner un ejemplo de lo que supone la baja del catalán: en el partido contra el Manchester United, Wenger intentó enmascarar la ausencia de Bellerín dándole su rol a Monreal. Colocó a Ramsey en banda izquierda e intentó que Nacho hiciera de Hector. El resultado fue el que fue. El partido lo superó porque no tiene el recorrido ni la profundidad de Bellerín y además el Arsenal sufrió enormemente por esa banda con las acometidas de Valencia.

En estos dos años, el de Calella ha crecido muchísimo. No se precipita tanto con el balón, tiene mucha más seguridad a la hora de dar salida a la jugada y ha seguido explotando sus virtudes. Con la velocidad que tiene, Bellerín es un jugador prácticamente imparable surgiendo desde atrás, un auténtico puñal. Para el defensor es imposible detenerle o seguirle en velocidad: para cuando ha empezado a correr, Hector ya le lleva ventaja y además esta se acaba acrecentando por cada zancada del gunner. Además, no es un jugador que se limite a llegar a línea de fondo y centrar; tiene capacidad asociativa en área rival, lee muy bien los movimientos de los compañeros para desmarcarse (tiene bastantes automatismos del estilo Wenger ya interiorizados) y se le ha visto en varias ocasiones meterse hacia dentro y finalizar. No creo que exagere si digo que estamos ante uno de los dominadores de esta posición en los próximos años. No podemos tener más suerte de contar tanto con él como con Carvajal para la selección española.

 ALEXIS SÁNCHEZ

Debo comenzar diciendo que yo fui el primero en mostrarme reticente ante la idea de no fichar al tan ansiado “9 top” que se le demandaba a Wenger desde hace ya unos años y posteriormente que fuera Alexis el elegido para ocupar esa posición. Y la verdad es que el primer mes le costó. El experimento parecía un desastre, no funcionaba en absoluto. Alexis estaba perdido entre los centrales, incapaz de deshacerse de ellos, incapaz de recibir balones e incapaz de combinar con sus compañeros. Parecía un enano entre gigantes. Pero poco a poco ha ido adaptándose a la posición de 9 callándome la boca a mi y al medio mundo que gritábamos a Wenger que acabara ya con esta locura, hasta convertirse probablemente en el jugador más desequilibrante de la Premier League. Y lo ha hecho realmente abandonando esa posición. Porque lo cierto es que Alexis no juega de 9 o de falso 9, no. Juega de 9, de falso 9, de extremo izquierda, de extremo derecha, de interior y de todo lo que haga falta porque el chileno se ha convertido en lo más parecido que he visto con mis propios ojos a un futbolista total: lo hace todo. Todo. Recibe de espaldas y aguanta, se escapa de los centrales para tocar de cara a un toque o asociarse y moverse, tira desmarques de ruptura, baja a recibir al centro del campo y organiza la jugada, encuentra pases más propios de Özil que de él… y marca. Sobre todo marca. En los 19 partidos que ha jugado el chileno ha marcado 13 goles y repartido 6 asistencias (líder del equipo en ambos apartados).

Está en un momento de forma espectacular, le sale todo. No hay más que ver su último partido contra el West Ham y los 3 goles que marca (de muy bella factura los 3). Y además es uno de esos jugadores que contagian al resto. Juega a otro ritmo: a su ritmo. No se cansa de presionar, de correr a por todos los balones, de pedirla… Sencillamente es incapaz de estar inmóvil, como un tiburón incapaz de dejar de nadar. Es más, cuando el juego está parado, si bajáis la vista, lo más probable es que lo veáis en el suelo haciendo flexiones… Tener a un jugador con esta personalidad en el campo es vital: un ganador nato, un jugador dispuesto a jugar dónde le diga y cómo le diga el entrenador por el bien del equipo, dispuesto a cambiar una posición en la que era la estrella del equipo por otra en la que no tiene garantía de triunfar. Y si encima este jugador tiene la calidad del chileno…

One thought on “EL FALSO LATERAL Y EL FALSO 9

  1. En principio iban a ser dos artículos distintos (y algo más extensos). El de Bellerín iba a salir los días después de su renovación pero he estado liadillo y al final he decidido juntarlos los dos resumiéndolos un poco.

Deja un comentario