El mejor Isco


Viendo los partidos del Real Madrid de este último mes y el magnífico nivel exhibido en ellos por parte de Isco Alarcón, ahora mismo me cuestiono si estamos viendo al mejor Isco desde que llegó a la capital. El malagueño está en un estado de forma excelso actualmente, pero ha pasado por todas las situaciones habidas y por haber en estos 4 años que lleva en Madrid.

Llegó del Málaga siendo un talentoso mediapunta y durante sus primeros partidos se hizo con esa posición en el club blanco consiguiendo brillar junto con Cristiano en ese inicio de temporada, pero el cambio de sistema de Ancelotti al 4-3-3  y la adaptación a la posición de interior de Di María (y su extraordinario rendimiento) le relegaron al banquillo convirtiéndole en un secundario de lujo que aprovechaba los minutos proporcionados por las bajas de sus compañeros para sacar a relucir su magia, pero que no conseguía esa continuidad necesaria para crecer. Las bajas obligan a Carletto a tirar de Isco en nada menos que una final de copa, dónde a su ya mencionada magia se le añade un trabajo de sacrificio defensivo que pocos se esperaban del de Arroyo de la Miel. Sigue la temporada y las circunstancias vuelven a hacer que Carlo tenga que volver a recurrir al malagueño en la segunda mitad de la final de la Champions League, quién, junto a Marcelo, revoluciona el partido. El resto de la historia ya la conocen. Nada mal para su primer año.

Llegamos al segundo año, en dónde, tras la lesión de Modric, Isco encuentra su mejor versión como interior, mezclando de nuevo talento y trabajo y alcanzando su cenit en enero y febrero, dónde se echó el equipo a la espalda y mantuvo todo lo vivo que pudo a un equipo que físicamente se había caído. En su tercer año, jugó en todas las posiciones de la mediapunta (izquierda, derecha y centro) y ya con Zidane, volvió a cambiar el rumbo de una final que, tras el gol de Carrasco, parecía haberse inclinado hacia el lado atlético; aunque finalmente se decidiera por penaltys.

Y llegamos a la temporada actual, en la que pese a que va camino de ser la temporada en la que menos minutos ha jugado (lleva 2002′), ya ha conseguido igualar sus mejores registros goleadores y asistentes, 11 goles y 7 asistencias (jugando 1100′ menos que en dicha temporada, la 2013/14). Pero por lo que más está destacando Isco es por su juego. En el último mes Isco va de exhibición en exhibición mostrando una superioridad casi insultante sobre sus rivales. Destrozó a Sporting o Deportivo y viene de hacer un partido escandaloso en el Calderón, gol aparte, por segunda vez esta temporada.

Pero por lo que yo creo que estamos viendo al mejor Isco jamás visto es por adaptación a este Real Madrid. Al malagueño se le ha achacado mucho que retiene el balón en exceso, que ralentiza mucho el juego y hasta que corta las contras del Real Madrid mejor que sus rivales. Y aunque no se le puede negar cierto grado de veracidad a las palabras de sus detractores, también es cierto que Isco ha ido variando su forma de juego encontrando un equilibrio entre su estilo y el del Madrid. Isco llega como un jugador que en principio no es el más adecuado para el fútbol vertiginoso con el que disfrutaba el club blanco. Le gusta pedirla, esconderla, dejar detalles de calidad y quitarse a un rival de encima antes de pasar la pelota, pero sobre todo disfrutar sobre el campo. Todo esto le ha valido para sacarle ovaciones al Bernabeu y convertirse en uno de los jugadores más queridos por la afición, pero también para que sus detractores criticaran su estilo por ser menos pragmático.

Sin embargo, Isco ha ido evolucionando su juego hasta convertirse en el jugador de este último mes y medio. Tan vistoso como siempre y mucho más útil para el Real Madrid. Este Isco ya no regatea tanto en horizontal ni lo hace en zona de creación, sino que ahora regatea hacia delante siempre que puede y rompiendo líneas rivales. Este Isco baja a ayudar en la zona de creación a apoyar al lateral y descongestionar la salida de balón descolocando al rival y jugando a un toque. Y digo baja por estos partidos en los que está partiendo más de la mediapunta que de interior y en los que se está juntando con Kroos y Modric para sacar de sitio a los rivales jugando a un toque y moviéndose rápido al espacio. Este triángulo se ha convertido en vital para controlar el centro del campo en partidos durísimos como los jugados contra Bayern o Atlético y también para hacer daño en la zona de tres cuartos con la facilidad del malagueño para aparecer y recibir el balón entre líneas  y romper desde ahí. Porque cerca del área, en cuanto sale del regate es para disparar o sacar un pase en profundidad (o tocar y moverse rápido, como en zona de creación). Siempre ha sido un jugador al que cuesta mucho quitarle el balón, pero en los últimos partidos empieza a recordar muchísimo a los Xavi e Iniesta de la época Guardiola, perdiendo poquísimos balones y haciendo necesario al rival recurrir a una falta para pararlo. Si a todo esto le añadimos lo decisivo que está siendo y los goles y asistencias que lleva nos sale un jugador completísimo y fundamental en este Madrid.

Se lleva un tiempo hablando del futuro recambio de Modric en el Real Madrid, un jugador importantísimo, y yo sinceramente creo que hace 4 temporadas que lo tiene el club blanco en sus filas. La gente que lo criticaba no tenía en cuenta la edad del malagueño y le exigían una madurez, inteligencia y experiencia futbolítica que sencillamente era imposible que tuviera ya de fábrica, pero hoy día el Real Madrid cuenta con un futbolista que ya está para desempeñar el papel del croata de forma parecida (igual es imposible), con gran capacidad de trabajo defensivo y ofreciendo todo lo mencionado anteriormente a nivel ofensivo. Un futbolista que suele hacer grandes actuaciones en las noches grandes (ha hecho exhibiciones esta temporada ante Barcelona en el Camp Nou y ante Atlético, dos, en el Calderón, sin ir más lejos). Un jugador que, con solo 25 años, ya ha sido importante en 3 finales con el Real Madrid (2 de Champions League y 1 de Copa del rey). Dudo mucho que haya muchos centrocampistas en el panorama actual de los que se pueda decir lo mismo. No hay duda de que este Isco está más que preparado para tener un papel mayor en este Real Madrid, ya sea como sustituto de Modric o como mediapunta en este 4-3-1-2 en el que Zidane ha confiado en sus últimos partidos y que tan buenos resultados le está dando.

Deja un comentario