En búsqueda de la verticalidad

Bayern Munich's Italian headcoach Carlo Ancelotti (L) reacts during a friendly soccer match between the German first division Bundesliga club FC Bayern Munich and the Premier League football team Manchester City in Munich, southern Germany, on July 20, 2016. / AFP / CHRISTOF STACHE (Photo credit should read CHRISTOF STACHE/AFP/Getty Images)

Comentaba Javi Martínez que Carlo Ancelotti les había dicho que quería un Bayern más vertical. Tener el balón, sí, pero siempre con la intención de ir hacia la portería rival. El trabajo de Pep, por supuesto, será la base. Desde la salida de balón exquisita con los Neuer, Hummels, Boateng, Xabi Alonso, Kimmich hasta los 1vs1 en banda de jugadores como Ribery, Douglas Costa o Robben, pasando por los apoyos de Robert Lewandowski y los movimientos de Thomas Muller alrededor del área rival.

La diferencia la marcará el centro del campo. Y no la esencia, que será parecida y consistirá en buscar y tener el balón, sino la forma. Con Pep Guardiola el Bayern se instalaba en campo rival a través de sus centrocampistas y centrales, que ocupaban zonas intermedias entre el círculo central y ¾. Una vez el equipo conseguía instalarse, el objetivo era mover el balón hacia un lado, juntar ahí al rival y encontrar situaciones de 1vs1 por el otro lado, ya sea para buscar la jugada individual o pase interior a Lewandoski o Muller.

Cuando Ancelotti piensa en inyectar verticalidad, imaginamos un comportamiento diferente de los interiores. En lugar de instalarse y mover y mover el balón, al menos uno de los dos será más dinámico, más agresivo y no guardará la posición, sino que irá y vendrá. Y conducirá el balón. Detalle que era casi exclusivo de los extremos en el Bayern de Guardiola. Ojeando la amplia plantilla del equipo de Munich, nos encontramos con dos jugadores que encajan en la hipotética idea de Carlo para su interior dinámico: David Alaba y Renato Sanches.

El centrocampista luso tiene todo para ser ese hombre dinámico del centro del campo de Carlo: recorrido, presencia física y una conducción de balón muy vertical. El Bayern hizo un esfuerzo económico por hacerse con sus servicios y, por características y encaje en el equipo, mereció la pena. La duda es si será primera espada desde ya en todo un Bayern de Múnich.

De David Alaba se conoce su deseo por proyectarse al ataque, a pesar de ser lateral e incluso jugar como central. En su día, pidió a Guardiola que le colocara como centrocampista para llegar al área rival y poder hacer uso de su potente disparo. Jugó como interior varios partidos, pero no es la clase de centrocampista que lee y ejecuta el fútbol como Guardiola quería. Con la llegada de Ancelotti y la búsqueda de verticalidad, no se me ocurre un futbolista más beneficiado que Alaba. El polivalente futbolista es puro ritmo. Ataca y defiende mejor en carrera que en estático -de ahí a que se le hayan visto algunos fallos jugando de central a la hora de defender al hombre-. Durante la pretemporada ya le hemos visto jugar como interior, de hecho no se le ha visto ni de lateral ni de central en los aun pocos partidos dirigidos por Ancelotti, y ya se le ha visto marcar goles. El comportamiento de Alaba como interior es dinámico y agresivo. Recibe y llega a área rival conduciendo. Digamos que pocos jugadores se proyectan tanto al ataque partiendo desde ahí.

Obviamente, el Bayern cuenta con otros centrocampistas como Xabi, Kimmich, Javi Martínez, Thiago, Vidal e incluso Lahm -al que también hemos visto jugar en el centro del campo con Ancelotti-. Pero ninguno es exactamente ese perfil de centrocampista. Vidal, quizás, es el más parecido. Pero, a pesar de ser un futbolista que aporta despliegue, lo hace de forma menos agresiva, no con tanta intención de verticalizar. Thiago y Lahm, claro, son otro tipo de futbolista. Mucho más orientados a mantener la posesión y conectar con los compañeros.

Es pronto aun y muchos futbolistas aun ni han llegado de sus vacaciones. Pero conociendo a Ancelotti, escuchando las palabras de Javi Martínez y prestando atención a los primeros detalles de la pre-temporada, podemos hacernos una idea e ir encajando piezas del proyecto de Carlo en Múnich.

Artículo publicado en Garrincha Magazine

Deja un comentario