La crónica (imaginaria) de un partido en Cornellá

NOTA PREVIA:

Ayer se jugo un partido (real) en Cornellá, muy parecido al que se describe a continuación, con otro equipo y otros jugadores como protagonistas, pero les aseguro que no van a leer ninguna crónica parecida a ésta (imaginaria)

img_0691

Cuarta jornada de LaLiga Santander. El Barça visitaba Cornellá con las importantes bajas de Messi, Suárez y Ter Stegen y con Neymar recién salido de una lesión y sin ritmo de competición. Para colmo de males, Busquets tenía que dejar el campo de juego a los pocos minutos de comenzar el partido, lesionado. Enfrente un Espanyol que ha comenzado titubeante la temporada, pero cuenta con un buen equipo dirigido por un entrenador experto como Quique Sánchez Flores, revitalizado económicamente por su nuevo propietario. Sin duda, uno de los aspirantes a luchar por Europa esta temporada. Campo lleno y un equipo local dispuesto a presionar hasta la extenuación. En resumen, un difícil examen para el campeón con un once de circunstancias.

El Barça durante el primer tiempo ha tenido  dificultades para dominar el juego, cosa lógica si tenemos en cuenta la alineación, y el cansancio tras el partido de Champions frente al siempre difícil campeón escocés. Juego interrumpido continuamente por las faltas de los jugadores del Espanyol y pocas oportunidades por ambas partes. En el minuto 35, fantástico centro de Jordi Alba desde la izquierda y cabezazo inapelable de Neymar, anulado por un fuera de juego dudoso que, en las imágenes de TV3, parecía en línea con el último defensa. Sin embargo, el talento azulgrana, esta vez personificado en el injustamente criticado Arda Turan siempre aparece. Al filo del descanso, el jugador turco ha porfiado con Diop y tras un maravilloso caño a David López se ha sacado de la chistera un disparo mágico inalcanzable para Diego López. ¡Que bueno es Arda y que pocos parecen los 40 millones pagados por él!.

El segundo tiempo ha sido completamente diferente. El Barça ha dominado completamente el encuentro. Posesiones interminables, quiebros maravillosos de Iniesta, el empuje del canterano Sergi Roberto, las conducciones de Denis y Rafinha; el Espanyol, persiguiendo sombras, no ha conseguido llegar ni una vez con peligro a los dominios de Cilessen. Como guinda, un segundo gol en una jugada “made in Barça”. Salida con toques precisos desde la línea defensiva, intervención de hasta 8 jugadores blaugranas con pase final maravilloso del canterano Rafinha y espectacular definición de Neymar. Una delicia y, sin duda, uno de los goles de la jornada.

Hasta el final, dominio total del Barça, que no ha querido hacer sangre con un Espanyol que firmaba no recibir más goles. En definitiva, demostración de poderío del Barça que, en ausencia de sus estrellas, ha demostrado tener fondo de armario y, en el que  gracias a la excelente gestión de la plantilla por parte de Luis Enrique, bajas como las de Messi y Suárez, prácticamente  no se notan. Está claro que la dependencia del Barça de la MSN es un invento de la prensa madrileña.

Afortunadamente este equipo si tiene un modelo deportivo consolidado basado en jugadores de la cantera con un estilo de juego admirado en el mundo entero. Este año el triplete no se puede escapar. De momento cuatro de cuatro y un total de 16 victorias consecutivas, igualando el record de aquel maravilloso Barça de Pep.

Deja un comentario