Real Madrid-Manchester City (previa)

Es importante comenzar haciendo referencia al título del artículo. A diferencia de otras temporadas, en las que el City se ha enfrentado al FC Barcelona, en cuanto supimos del emparejamiento con el Real Madrid, el equipo citizen se convirtió en “un equipo de nivel de media tabla de la Liga BBVA”. No es el Bayern ni tampoco el Atleti, eso está claro. Pero no debemos olvidar que el City viene del denominado “grupo de la muerte”, en el que un equipo como el Sevilla quedó eliminado, clasificándose el ya mencionado Manchester Ciy y Juventus. Tampoco se debe dejar de mencionar que el equipo de Pellegrini se clasifica para semifinales de Champions League eliminando a uno de los favoritos, ese mismo que se exhibió en el Santiago Bernabéu: el PSG. Además, eliminándolo con total merecimiento.

Hablemos de lo que es el Manchester City de Manuel Pellegrini. O, mejor dicho, el Manchester City de Kevin de Bruyne. El belga ha marcado la identidad del Manchester City esta temporada. Durante su adaptación y su ausencia por lesión, vimos un equipo que no se convencía de lo que era ni a sí mismo. Tras su vuelta, el Manchester City sabe qué es y a qué quiere jugar. El equipo citizen es un equipo contragolpeador. Y, en esta faceta, De Bruyne es de los más determinantes de Europa. El mediapunta -segundo delantero- necesita muy poco para montar un contraataque de gol. Pellegrini, que encontró el equilibro sin Yaya Touré, busca que su doble pivote Fernando-Fernandinho robe y el balón llegue lo antes posible al ‘17’, a través de Silva, por dentro, o de Jesús Navas por fuera. Una vez el balón llega al internacional belga, éste necesita muy pocos segundos para generar una ocasión clara de gol. A Kevin se le caen los goles y asistencias por cada toque de balón que da. Y, por supuesto, encuentra en el Kun Agüero un socio perfecto. El argentino es de los delanteros más dinámicos del panorama futbolístico. En el área es letal, pero fuera también es capaz de marcar diferencias. Si el Kun no ha estado año tras año entre los mejores del mundo es por sus continuas lesiones. Y a esta cita llega a un gran nivel físico y mental. Podemos calificar al Manchester City como un equipo explosivo: robar y verticalizar lo más rápido posible.

El caos es su mayor arma ofensiva y el caos es su mayor debilidad defensiva. El Manchester City es un equipo que se deshace jugando a lo que les favorece en ataque. Su mayor defecto es la falta de solidez. Es cierto que la salida de Yaya Touré del XI, como se ha señalado antes, ha dado algo de equilibrio al equipo. Pero tampoco Fernando o Fernandinho son centrocampistas posicionales. Los dos futbolistas brasileños se mueven por y para el balón y no al espacio. El hecho de ser un equipo tan explosivo ha hecho que los centrales se junten más con el centro del campo y cabe decir que las concesiones se notan menos, pero las sigue habiendo. Además, Kompany, jefe de la zaga citizen, llega con problemas físicos a la eliminatoria y es duda. Ante el Stoke, este fin de semana, a pesar del 4-0, salieron a la luz los problemas defensivos del City a la hora de proteger los espacios.

Con Hart en portería, Clichy-Sagna siendo los laterales elegidos por Pellegrini durante toda la competición europea, el doble pivote formado por Fernando-Fernandinho, la seguridad de Silva por la izquierda y la doble punta De Bruyne-Agüero, la única duda es la presencia de Kompany -tocado- o Mangala junto a Otamendi.

 

Artículo publicado en La Galerna

Deja un comentario