Wilshere si, Wilshere no

Manchester City v Arsenal - FA Community Shield

Debo confesaros antes de empezar que no soy devoto, ni siquiera creyente, pero a pesar de ello cada noche antes de marcharme a mi breve pernocta, junto las manos y rezo una oración implorando al Dios del fútbol que esta sea la temporada en la que vele por la salud de Jack Wilshere. Porque si hay un jugador gunner que despierta en mi una ilusión desorbitada con solo verle dar un toque, ese es Jack. Sin embargo, llevamos viendo como año tras año, temporada tras temporada, su “fragilidad” que da lugar a constantes lesiones le impide tener esa continuidad que le habría llevado sin lugar a dudas a ser uno de los centrocampistas dominadores de la Premier League y una pieza clave en la selección inglesa.

Jack es un jugador diferente, con un talento combinativo infinito. No solo elige bien el pase sino que hace el movimiento adecuado para continuar la jugada ofreciendo una salida al compañero con el que acaba de triangular. Suena sencillo y muchas veces lo es, pero lo meritorio de Wilshere es que te lo hace con la misma facilidad en el centro del campo sin presión que en el área contraria rodeado de rivales. A un toque. Es un jugador que se encuentra cómodo hurgando en las líneas defensivas del rival y que es capaz de encontrar (y dar) ese pase final que deja al compañero en posición clara de remate. El pasado sábado, sin ir más lejos, entró al campo junto con Özil a falta de 15 minutos y ambos revolucionaron el partido a base de pases filtrados y combinaciones cerca del área que desconcertaban al hasta ese momento imperturbable sistema defensivo del Leicester. Únicamente el ya habitual desacierto de los de arriba impidió que el Arsenal se llevara los 3 puntos.

Aún con todo esto y suponiendo que este sea por fin el año en que Jack no sufra lesiones (la pasada temporada ni siquiera llegó a disputar 90 minutos con su equipo), no las tengo todas conmigo para ver titular al británico. ¿El motivo? La llegada de Xhaka y la idea que tiene Wenger sobre lo que quiere ver en el centro del campo. El 4-2-3-1 parece inamovible para el técnico francés y para el doble pivote Arsène encuentra imprescindible un centrocampista físico. Al igual que Zidane tiene en Casemiro a su perfecto escudero, el entrenador gunner ve al incansable Coquelin como ese jugador recuperador que da sentido a su sistema defensivo. Con una plaza del doble pivote ya ocupada por el francés, la otra parece reservada para Xhaka, un jugador de control total con un porcentaje de acierto en el pase que se acerca al de Toni Kroos. Y aquí es donde estará el dilema: ¿dónde querrá Wenger controlar al rival? ¿en campo propio (Xhaka) o rival (Wilshere)? Imagino que veremos varias veces lo que ocurrió el sábado pasado: se empezará el partido con Xhaka y en caso de que se atasque saldrá Jack en el segundo tiempo. Todas estas suposiciones obviando a Ramsey, lesionado y al que no se le espera hasta después del parón de las selecciones, aunque creo al igual que el año pasado acabará jugando en la derecha (metiéndose hacia dentro aprovechando que Bellerín tiene mucho recorrido).

Otra opción, utópica, ya que dudo mucho que se le pase a Wenger por la cabeza, sería un sistema “de centrocampistas” sin bandas: un 4-3-1-2 o 4-3-2-1 con Xhaka de pivote, Wilshere y Ramsey de interiores y Özil de mediapunta por detrás Alexis y otro delantero. Con este sistema se acapararía mucho el dominio del balón con tantos jugadores de calidad en el medio, se acentuaría el control en campo contrario, se recuperaría la llegada desde atrás de Ramsey (que no vemos apenas desde que Wenger lo instaló en la banda) y se aprovecharía mucho la profundidad de los laterales, especialmente Bellerín. Además Alexis, jugaría en la misma posición que ocupa en Chile. Pero como digo, no veo a Arsène cambiando tan radicalmente el sistema. Aunque no sería la primera vez que el rendimiento de un jugador le obliga a meterlo en el once con pinzas. Quizá estemos en la temporada en la que Jack por fin pueda tener continuidad y su talento y rendimiento obliguen a Wenger a meterlo como sea en el once. Sería una gran noticia para ambos. Y una gran noticia para el fútbol.

Deja un comentario