Zinedine Zidane, naturalizando el fútbol

CY8BLaBWMAATtr3

“Su carisma es muy importante para nosotros. Es uno de los más grandes de la historia, cuando habla todo el mundo quiere absorber lo que dice. Lo fue todo como jugador, tiene una gran experiencia y es muy convincente cuando habla con nosotros”. Con estas palabras de Luka Modric hacia su entrenador, Zinedine Zidane, comenzamos en lo que, para mí, es la carta de presentación del nuevo entrenador del Real Madrid.

Los primeros conceptos que podemos observar en su Real Madrid son los conceptos básicos de un equipo que quiere dominar en pleno siglo XXI: líneas juntas, instalarse en campo contrario y press tras pérdida. Y es que ya lo dijo en una de sus primeras ruedas de prensa el propio Zizou: “el fútbol no es tan complicado”.

El fútbol, en una plantilla de auténticos genios del balón, como el arte, debe ser innato. Naturalizar el contexto para encontrar ventajas sobre el campo. Y tanto en el Real Madrid como en el mundo del fútbol en general siempre ha sido así. ¿Cómo disfrutaron genios como Ronaldo Nazario, Zidane, Maradona o Ronaldinho y como disfrutan genios como Luka Modric, Karim Benzema o Leo Messi entre otros? Obvio, con el balón.

“Lo más importante es lo que queramos hacer nosotros, que es tener el balón”. Así contestaba el técnico francés cuando le preguntaban por la faceta defensiva de su equipo. Con mucho trabajo por hacer, pero con un objetivo: organizarse defensivamente a través del balón. El método: diseñar un ataque posicional en campo contrario que te permita juntar líneas de pases, que luego serán líneas de presión en la posesión del rival. ¿Y cómo se está elaborando esta organización a través del balón? Contextualizando a Toni Kroos y las siguientes líneas de pase.

Centrales casi a la altura del centro del campo y Toni Kroos entre ellos (salida lavolpiana), concediéndole el control total del tempo y dirección del partido. Por delante, una línea de tres formada por Marcelo y Carvajal, cada uno en su respectiva banda, pero a la altura de interiores, y Luka Modric, un pasito por delante de Kroos, siendo la principal línea de pase. El siguiente en entrar en acción es el interior izquierdo -nuevo rol con Zidane-, que no actúa como interior de recorrido, sino que es un tercer apoyo en la salida. Se junta con Kroos-Modric en el centro, creando superioridad para dar el primer pasito al campo contrario, y luego avanza a la zona de la media punta -escorado a la izquierda- dando toques de apoyo en ¾, actuando de nexo entre la línea de centrocampistas y la de delanteros. Quizás porque Zidane busca en este interior que actúe de apoyo y no de percutor de líneas rivales, sea el motivo por el que, por ahora, apuesta por Isco. El último paso, el que conecta todo esto con la portería, con el remate del que quede descolgado arriba, son los movimientos hacia la mediapunta de Gareth Bale, Karim Benzema y, aunque en menos ocasiones, de Cristiano Ronaldo. Zidane busca que los delanteros no solo signifiquen remate, sino que también sean parte de las líneas de elaboración, líneas, que como el propio técnico ha comentado, son líneas de presión cuando no se tiene el balón.

 

@Alvaro_varito

Deja un comentario